Estudiar en España - Étudier en Espagne - Studieren in Spanien - Study in Spain - Undersøgelse i Spanien

Best Computer Ever!!! It's feminin...
MACBETH Thursday, March 10, 2016
de Administrador AESIL - Sunday, 6 de March de 2016, 19:50
 
 
A tale of ruthless Scottish ambition that might give even Nicola Sturgeon and her nationalist acolytes pause for thought, this new version of Macbeth – which was a contender for the Cannes Film Festival's top prize, the Palme d'Or – is gruesomely bloodthirsty but immensely powerful. Australian director Justin Kurzel's stab at William Shakespeare's shortest but darkest tragedy goes straight to the heart; Macbeth has been adapted many times for the screen, but this is a match for any of them. Likewise, Michael Fassbender and French actress Marion Cotillard are worthy claimants even to the crown held by Ian McKellen and Judi Dench (stars of the 1979 made-for-TV version) as the definitive screen Macbeths. Read more: http://www.dailymail.co.uk/tvshowbiz/reviews/article-3095616/BRAIN-VINER-reviews-Macbeth.html#ixzz429N8Fsh7 

La profecía vaticina que el guerrero Macbeth será rey de Escocia, pero para ello tendrá que asesinar a sangre fría al monarca actual. Antes un hombre juicioso, la ambición lo ciega. Azuzado por su manipuladora mujer (que explota su deseo carnal), el homicida acaba con todo el que amenaza su trono. La fatalidad será su único premio. 

La pesadilla medieval de Shakespeare sobre el poder a toda costa, la traición y la culpa ya fue adaptada por Orson Welles, Kurosawa y Roman Polanski, pero el australiano Justin Kurzel no se ha amedrentado. Conocido por su asombroso debut, el thriller Snowtown(alabado en la Semana de la Crítica), muestra personalidad con una estética potentísima. El fuego, las batallas entre la niebla, los paisajes lluviosos fotografiados por Adam Arkapaw, evocan una atmósfera desolada, infernal. La cámara lenta enfatiza la brutalidad. Su adaptación es la más física y violenta. También la más moderna: para no resultar teatral, prescinde de las brujas y se inventa un contexto racional, la muerte del hijo de Macbeth. Aunque al final la esencia sigue ahí: la palabra, en forma de diálogo o de reflexiones profundas, y el trabajo de los actores; el torturado Michael Fassbender, nacido para el rol, y una Marion Cotillard pérfida y a la vez frágil. Ambos repetirán con Kurzel en la adaptación del videojuego Assassin’s creed.